Centros de Formación Profesional

Share:

Los oficios están algo desvalorizados, pero todos hemos necesitado en alguna ocasión plomeros, electricistas, pintores, albañiles, y es muy difícil encontrar una persona de confianza que trabaje en casa.

En España en los institutos de formación profesional, que preparan al alumno para ingresar al medio laboral, se pueden estudiar diversas carreras con salida laboral aunque también se prepara al alumno para el ingreso a la universidad.

Entre las áreas de formación se incluyen:

  • Actividades agrarias y marítimo pesqueras;
  • Administración;
  • Física y deporte;
  • Artes gráficas;
  • Comercio y marketing;
  • Imagen y sonido;
  • Edificación y obra civil;
  • Fabricación mecánica;
  • Hotelería y turismo;
  • Materiales eléctricos, electricidad y electrónica;
  • Entre muchas otras.

En todas las especialidades, encontrarás diferentes niveles de formación, la formación inicial, está dirigida a alumnos de entre 16 y18 años que se deciden a entrar en el mercado laboral.

La formación específica de grado medio, está dirigida a jóvenes de más de 18, con estudios secundarios completos, ésta tiene una duración de 2 años aproximadamente y proporciona formación en los centros de trabajo y título de Técnico.

La formación de grado superior dirigida a alumnos de más de 20 años con nivel de bachillerato, al completar los 5 trimestres, se obtiene el título de Técnico Superior en la especialidad.

La formación continua, son cursos de especialización que actualizan los conocimientos del oficio.

La formación profesional está volviendo a tomar el lugar que tenía hace algunos años, debido a su oferta, su carácter modular y la facilidad para realizar cursos, sobre todo a través de internet. Además son una salida laboral atractiva y rápida.

En España actualmente se cuenta con aproximadamente unos 150 ciclos formativos, en campos profesionales. Los títulos tienen validez en todo el país y a su vez poseen valor académico y profesional.

Los cursos  a su vez se diseñan a partir de las necesidades laborales de los empleadores no solo en España sino también en la Unión Europea. De este modo se garantiza la salida laboral de los alumnos.

Aprendizaje cooperativo, colaboración y trabajo en grupo

Share:

A menudo los términos colaboración, trabajo en grupo y aprendizaje cooperativo se utilizan indistintamente. Si bien tienen cierta coincidencia, también existen algunas diferencias. Las diferencias entre colaboración y cooperación no siempre son claras. Ted Panitz en sus ponencias sugiere que: “La colaboración es la filosofía acerca de cómo relacionarse con los demás, de cómo aprender y trabajar con ellos. La colaboración es una forma de relacionarse con personas que respetan las diferencias y que comparten la autoridad; se basa en el conocimiento que está distribuido entre otros individuos. La cooperación, por otro lado, es la forma de trabajar con otros para lograr una meta común.”

El aprendizaje colaborativo encuentra sus primeras prácticas en el trabajo de profesores británicos,  que intentaban una interacción mayor de sus alumnos durante las clases de literatura.  En Estados Unidos las raíces del aprendizaje por cooperación en las aulas se encuentran en el trabajo de los psicólogos John Dewey y Kurt Lewin. Se podría decir que el aprendizaje colaborativo es una forma de coooperación en las escuelas.

Por otro lado, el trabajo de grupo no sólo implica que varios estudiantes trabajen juntos, ya sea cooperando o no.

Ejemplos prácticos de aprendizaje colaborativo para utilizar en el aula:

  •  Los estudiantes pueden trabajar juntos para realizar encuestas en su comunidad.
  • Si los estudiantes deben aprender 10 definiciones nuevas en una clase de biología, ¿Por qué no permitirles que dividan los términos y las definiciones y que se enseñen entre sí?

Sin embargo, asegúrese de que todos los miembros del equipo sean capaces de hacer sus tareas. En ocasiones uno o dos estudiantes terminan por hacer el trabajo de todo el equipo.

El trabajo grupal es el primer paso para trabajar con la metodología cooperativa; sin embargo, el verdadero aprendizaje cooperativo implica mucho más que el simple hecho de dividir a los estudiantes en equipos de trabajo.

Por ejemplo hay profesores que afirmaron estar utilizando el “aprendizaje cooperativo” al pedir a los alumnos que hagan trabajos en grupos de dos, donde cada uno debe escribir una parte. Por desgracia, estos profesores no ofrecen tiempo de trabajo conjunto, ni dan una guía o una preparación sobre las habilidades de cooperación social. Los estudiantes obtienen una calificación por su parte individual y una calificación grupal por el proyecto completo. Con esta forma de trabajo en la mayoría de los casos los resultados son que uno de los estudiantes obtiene 10 por su parte del trabajo, pero un 7 en el proyecto grupal, porque su compañero obtuvo un 5: (o peor nota) si nunca entregó nada. Así, un estudiante fue castigado con un 7 por una situación que no controlaba, mientras que el otro fue recompensado con un 7 por no trabajar en absoluto. Esto no es un aprendizaje cooperativo, ni siquiera se trata de un trabajo grupal.

El aprendizaje cooperativo por otra parte lleva una larga historia en la educación estadounidense; durante años hubo discusiones sobre si se aceptaba o si se rechazaba. En la actualidad los enfoques constructivistas del aprendizaje que están en continuo desarrollo promueven “un gran interés en las situaciones en que la elaboración, la interpretación, la explicación y la argumentación están integradas a la actividad del grupo, y en las situaciones en que otros individuos apoyan el aprendizaje”

Los diferentes modelos teóricos del aprendizaje defienden el aprendizaje cooperativo por distintas razones:

  • Los partícipes del procesamiento de la información señalan el valor que tiene el debate grupal para ayudar a los participantes a repasar, elaborar y ampliar sus conocimientos. Conforme los estudiantes que conforman el grupo de debate formulan preguntas y dan explicaciones, deben organizar sus conocimientos, establecer conexiones y repasar (estos son los procesos que fomentan el procesamiento de la información y la memoria).
  • Los seguidores de la perspectiva de Piaget sugieren que las interacciones entre los grupos crearían el conflicto cognoscitivo y el desequilibrio que provocan que un individuo se cuestione su entendimiento y pruebe nuevas ideas; o, como dijo Piaget , “ir más allá de su estado actual y buscar nuevos rumbos” .
  • Quienes están a favor de la teoría de Vygotsky consideran que la interacción social es importante para aprender, porque funciones mentales superiores como el razonamiento, la comprensión y el pensamiento crítico se originan en las interacciones sociales para luego internalizarse en cada individuo. Los estudiantes son capaces de realizar tareas mentales con apoyo social, antes de hacerlas por sí mismos. Así, el aprendizaje cooperativo brinda el apoyo social y el andamiaje que los alumnos necesitan para avanzar en su aprendizaje.

Fuente: Psicología Educativa. Anita Woolfolk.